Pregón de las fiestas de San Marcos de Arroyo del Ojanco 2013

Manuel Sánchez Nares

Datos del Pregonero

Manolo es un empresario local que ha pasado muchos años como miembro de la Hermandad de San Marcos.

Ha sido miembro de la Peña Los Chichirifori y actualmente lo es de la Peña El Botarrón y colabora en las Peñas El Remate, Grajito y Los Baldaos

En primer lugar quiero dar las gracias y las buenas noches a nuestra alcaldesa, presidente de la Hermandad, junta directiva y reina de las fiestas y por supuesto buenas noches a vosotros sanmarqueros y sanmarqueras.

Para mí es un orgullo y un honor estar dando este pregón, sobre todo porque no esperaba que me eligiesen a mí. Cuando Juan Antonio me comentó entre risas echando la liga:

* Ve afilando el lápiz que este año te toca dar el pregón.

Mi primera contestación fue:

* Tú estás loco, a mi no me metas en esos berenjenales.

Pero días más tarde, Paco “el presidente” me dijo oficialmente que había sido elegido para dar el pregón, así que no me lo pensé dos veces y le dije que sí.

Y aquí estoy para contaos algunas de mis vivencias y anécdotas sanmarqueras.

El primer San Marcos que recuerdo vagamente y con mucho cariño, fue cuando tenía cuatro o cinco años y vivíamos en el barrio de San Juan. Mi padre nos llevo a mi madre y a mí a ver el desencajonamiento que se hizo en el solar de Domingo Piña y sacaron solo algunas vacas. Mi primera impresión al ver salir la primera vaca del camión me causó una sensación que nunca olvidare y desde entonces empecé a sentir esta fiesta tan querida por todos los que estáis aquí esta noche.

Al año siguiente nos mudamos a vivir a la calle Santa Catalina, calle donde están actualmente los toriles, por eso la fiesta de San Marcos las vivo y las siento desde muy pequeño.

Por aquel entonces no se ponían barreras ni bidones en las puertas de las casas, la gente se subía a las rejas o se metían en el portal y cerraban la puerta. Recuerdo que mi madre me decía:

* Si entra la vaca en el portal, tú tranquilo no tengas miedo que se escurre en las baldosas, aquí no nos pilla

Pero me acuerdo que vi entrar alguna que otra vaca en el portal y no se escurría tan fácilmente, aquello me dio qué pensar.

También recuerdo un San Marcos en el que mi padre llegó magullado y con los pantalones rotos. Mi madre al verlo le dijo asustada:

* ¿Qué te ha “pasao” Ramón?

Recuerdo a mi padre que venía blanco del susto que llevaba en el cuerpo, y le dice a mi madre:

* Que hemos “sacao” una vaca del cine de los lumbreras y he ido a subirme a la reja de la casa del tío Ruperto y no me ha dado tiempo y mira la que me ha liao”.

Menos mal que aquello sólo quedó en un susto. Claro que entonces, las reses que venían a San Marcos, nada tenían que ver con las que se traen ahora.

Ya estando en la escuela, nos juntábamos los chiquillos en el mes de abril, hacíamos rifas, poníamos algún dinero y comprábamos una novilla que sacábamos en el patio. Aquello era un hervidero de chiquillos corriendo detrás de la novilla. Cuando sacábamos la becerra la adrenalina se te subía por todo el cuerpo y la becerra más que correr hacia nosotros huía asustada de ver tanto chiquillo.

Recuerdo un 25 de abril sobre medio día, estando las reses encerradas, que la banda de música estaba tocando en la puerta del bar Salamanca (ahora casa de Mari nieto y Alberto). Por aquél entonces, creo recordar que la banda de música eran “Los pizarrines” de Génave. Pues bien, recuerdo ver tocar a la banda y a la gente acompañarla animadamente, cuando por la esquina de Antonio Ortega asomó un soguero. Los músicos que estaban en mitad de la calle no sabían dónde meterse. El del bombo lo tiro por encima de la barrera, el de la tuba no cogía entre los bidones y unos “pa” un lado y otros “pa” otro, aquello fue un disloque. Pero cuál fue la sorpresa cuando al final del soguero apareció un burro.

Imaginaos a la gente que había por allí, la panza de reír que nos pudimos dar. Ahora, el susto del momento, no nos lo quitó nadie.

Ya a principios de los años 80 organizamos una de las peñas más antiguas del pueblo comprando una vaca de Samuel flores, una “samuela” como se dice en el argot sanmarquero. La peña se llama “LOS CHICHIRIFORI”, peña de la cual guardo un buen recuerdo, entre ellos haber propuesto el nombre de la peña. La cosa fue así:

Estando un día en el mercadillo vendiendo, había una mujer gitana a mi lado vendiendo ropa en un montón. Yo la veía que tiraba la ropa para arriba y decía:

* ¡¡¡¡¡¡ vamos con los chichirifori!!!!

* ¡¡¡¡¡¡ venga con los chichirifori!!!!

A mí aquello me causó gracia y se lo propuse a mis compañeros, de ahí salió el nombre de la peña.

Al año siguiente nos dividimos y montamos la peña “el Botarrón”, donde pertenezco actualmente y también una de las peñas más antiguas. Peña por la cual han pasado muchos amigos, unos que se han ido a otras peñas y otros que se han quedado en el camino, de los cuales tengo un buen recuerdo y más cuando llegan estas fechas. Por eso quiero mencionar a algunos de los que ya no están. Uno de ellos, mi amigo José María Fernández De los Santos, conocido por la mayoría por “PEPE-PO” recuerdo que un año hicimos la verbena de san Marcos entre los dos en las cocheras de Antonio Torres (padre de Floren el fontanero) y tuvimos casi más gastos que ingresos y aquello quedó “mocha con cornuda”, pero fue una experiencia más.

Y voy a recordar a otro, que fue mi gran amigo y compañero con el cual he pasado muchas vivencias sanmarqueras como por ejemplo un año en el que hicimos la peña los dos solos con nuestras mujeres. Otro año nos compramos unos trajes rocieros y fuimos los rocieros del botarrón, aquello dio mucho que hablar, también hemos estado muchos días y madrugadas de san Marcos tirando cohetes y petardos por el pueblo. Ya algunos sabréis de quien estoy hablando, pues sí, mi gran amigo Antonio Tenedor Rodríguez. También conocido por muchos como el “CHICHAS”

 

A finales de los años 80 entro a ser miembro de la hermandad de San Marcos donde he pasado la mayor parte de mis vivencias sanmarqueras,

junto con dos buenos amigos: Julián González Villalba y Antonio Torres Chinchilla (el Fugui)

Llegado a este punto, quiero hacer una mención especial por su labor realizada por esta fiesta tan querida por todos y porque con él he pasado muy buenos ratos y he aprendido muchas cosas, mi gran amigo y compañero, por aquel entonces, presidente de la Hermandad de San Marcos, Juan Antonio Gómez Gallego (EL ÑOÑO)

Aquellos tiempos eran muy difíciles, no es que ahora sean muy boyantes, pero había mucho trabajo que realizar, ya que había que empezar casi desde cero.

Nuestra forma de recaudar dinero para las fiestas, independientemente del libro y carnet de socios (que algunos años no llegábamos ni a doscientos), era realizando fiestas como tiro al plato, verbenas de verano, bolos serranos y los famosos juegos de bingo que se realizaban todos los viernes por los distintos pubs del pueblo.

Recuerdo que para animar a la gente a que participase, siempre estaba la furgoneta del Ñoño con sus altavoces puestos dando vueltas por todo el pueblo y los alrededores (que yo creo que los altavoces no se los quitaba de la furgoneta en todo el año) también nuestras mujeres siempre estaban ahí ayudando y participando en los distintos eventos, como por ejemplo, en los bingos preparaban canapés que se repartían entre las jugadas. Aquello tuvo muy buena aceptación.

Sobre mediados del mes de marzo a principios de los noventa hicimos la primera fiesta campera con vaquillas, rodeando con bidones el campo de fútbol, ahora conocido como la plaza de San Marcos. Hicimos mucha publicidad de dicha fiesta ¿cómo no? con la furgoneta y los altavoces por todos los pueblos de la comarca.

Montamos un chiringuito y soltamos dos novillas. Aquello tuvo un éxito increíble, la gente se divirtió mucho.

Al año siguiente se volvió a proponer, pero se tuvo que hacer sin vaquillas porque la ley ya no lo permitía. De ahí viene que se recuerde esta fiesta y se hayan empezado hacer desde estos tres últimos años “las jornadas sanmarqueras” en el mes de Marzo.

Aquel mismo año nos fuimos a comprar las reses a la provincia de Ciudad Real, a la ganadería de Andrés Prado, finca situada en los términos municipales de Piedra-buena, recuerdo que aquel hombre era el que nos firmaba como novillero uno de los permisos necesarios para poder sacar las reses.

Para ir a Ciudad Real pasábamos por Villanueva de los Infantes y parábamos en un bar que hacia esquina con la plaza, se llamaba “Bar las Peñas” (muy conocido por esos sanmarqueros que por aquel entonces iban por allí a comprar sus reses) actualmente cerrado, del cual recordaré una anécdota que nunca se me olvidará:

Me decían los compañeros que allí se comían muy buenas chuletas. Cuando entramos al bar y vi que el camarero con el mismo trapo limpiaba casi medio bar, lo mismo le daba a la barra, que se volvía con el mismo trapo y limpiaba la plancha.

Mi primera impresión ya os la podéis imaginar, me quedé un poco impresionado. Le pedimos unas chuletas, las echó en la plancha y les puso una piedra encima, bueno más que una piedra yo diría que era un peñón más negro que el cerote. Yo nada más que miraba a mis compañeros y ellos solo me decían que así salía la carne mejor, y la verdad es que llevaban razón, las chuletas estaban muy buenas. A raíz de aquellos viajes ese bar se hizo famoso por sus carnes pasadas por la piedra, siendo una parada obligatoria a la hora de ir a ver toros.

Los primeros años que yo estuve en la hermandad, los toros y vacas se encerraban en los corrales y cocheras que nos dejaban los vecinos del pueblo (entonces no había tantas reses como ahora). En aquel tiempo la hermandad decidió comprar el solar en el que se encuentra actualmente la sede, ya que era una buena oportunidad porque se encontraba en un sitio céntrico del recinto. Nos costó un millón de las antiguas pesetas, lo pagamos en tres años a plazos, cada plazo de 333 mil pesetas. Y ahí se hicieron los primeros toriles.

Al año siguiente como la hermandad no tenía sede (solo había una pequeña oficina que nos dejó el Ayuntamiento) decidimos quitar dos toriles de la parte delantera y hacer la sede donde ha estado hasta la nueva reforma que han hecho los compañeros.

Ya como la hermandad tenía algunos bienes y no estaba constituida, decidimos hacer los estatutos, comprando un libro de actas, libro de socios y libro de contabilidad, que nos lo exigía Gobernación para constituir la Asociación. Y la formamos:

* Como presidente: Juan Antonio Gómez Gallego “EL Noño”

* Secretario: Manuel Sánchez Nares

* Vocales: Julián Gonzales Villalba y Antonio Torres Chinchilla.

 

Dicha constitución la formalizó Miguel Heredia Parejas al año siguiente, cuando entró como nuevo presidente de la hermandad.

En el año 1992 los miembros de la hermandad y algunos vecinos comentamos de comprar una imagen de San Marcos ya que no había y estábamos hartos de que nos dijesen nuestros vecinos de Beas que no teníamos ni santo.

Juan Nevado que en aquel año era el delegado gubernativo, nos comentó que él había comprado una imagen de una virgen para la Porrosa y sabía dónde se podía encargar.

La encargamos sin saber qué nos podía costar, ya que estábamos tan empeñados en comprarla que no nos importaba demasiado el precio. Para poder conseguir dinero decidimos que Ñoño, con un grupo de mujeres, fuesen por las casas y negocios pidiendo un donativo para pagar el santo. Se recaudaron 462 mil de las antiguas pesetas para la imagen.

El santo lo trajeron en el mes de mayo y Ñoño ya se había ido a Ibiza para trabajar como todos los años. Como yo era el secretario, me quedé a cargo de los pagos que quedasen después de San Marcos, así que fui a la caja de Ronda, ahora Unicaja y saqué 120 mil pesetas para dárselas a Juan para que le pagara a la agencia de transportes. Después del trabajo que nos había costado conseguir el dinero y el santo, fuimos a celebrarlo al bar Andalucía.

Con el dinero restante se compraron las andas que fueron hechas por los hermanos Gómez y Nazario.

Tras tres años al frente de la directiva Miguel Heredia Parejas, en el año 1996 vuelvo a tomar otra vez parte de la hermandad de San Marcos, siendo de nuevo presidente Ñoño y yo secretario. Otro grupo de compañeros de

vocales formaron parte de la hermandad con nosotros, estos fueron Palomares, Ramón, Floren, Julián, Andrés Tumba hijo, Luis Puche y alguno más que nos echaban una mano.

La fiesta había tomado otro auge, cada vez se traían más reses entre la hermandad y las peñas y ya nos faltaban muchos toriles. Decidimos comprar otro solar, donde se encuentran actualmente los toriles. Aquellos tres años siguientes nuestro objetivo fue recaudar para pagar el solar y la obra de los toriles.

Por eso quiero agradecer a todas las personas que colaboraron desinteresadamente para obtener este fin. Cuando miro hacia atrás y veo todo lo que se ha conseguido desde que entramos hasta ahora no puedo más que alegrarme por los logros que hemos conseguido entre todos.

Y bueno podría contar mil historias más estando en la hermandad, pero esto es un pequeño resumen de mis ocho años en la Junta directiva de San Marcos.

Yo no he sido muy torero, bueno de más joven he hecho mis pinitos llevando el soguero de alguna que otra vaca o toro. Pero lo que realmente me gusta es estar durante el año yendo a distintas ganaderías, metiéndonos entre los toros bien en coche o andando, ir viendo los pelajes de los toros, sus hechuras y sus caras. Por eso llevo muchos años recorriendo media España visitando ganaderías, porque me gustan los toros y porque disfruto visitándolas para traer buenas reses a mí pueblo.

Por eso quiero dar un saludo y agradecer a todos los miembros que han pasado y a los que están actualmente en la “Peña el Remate”, peña que presido actualmente. Porque sin ellos esto no hubiese sido posible.

Y también quiero dar un saludo a otras dos peñas que también pertenezco. Una de ellas Peña Grajito con mi amigo Fran a la cabeza, y otra Peña los Baldaos al frente de ella mi amigo El Moreno.

Tengo una anécdota que siempre recordaré: hace unos años la “Peña el Remate” compramos un toro en la ganadería de Jesulín de Ubrique. Estábamos en el patio del cortijo de Ambiciones charlando con Jesulín y le comentamos que por nuestra zona había también algunas ganaderías con buenos toros y grandes, como Samuel Flores, Daniel Ruiz y muchas otras más. Y nos mira y nos dice:

- Pues a mí lo que realmente me gusta son “los toros pequeños y billetes grandes.”

Nos echamos todos a reír y le contestamos:

* Pues a nosotros que sean grandes y cuesten poco, pero bueno, bonito y barato… eso es muy complicado.

 

La verdad es que echamos una tarde muy agradable en compañía de Jesulín.

También quiero saludar y dar la enhorabuena a todas las peñas que con los tiempos que corren salen de la comarca en busca del mejor toro, y se gastan un dineral, haciendo un esfuerzo para traer una buena res.

Aprovechando la ocasión, también me gustaría hacer una propuesta. Llevamos unos años que invitan a nuestro ayuntamiento, hermandad y vecinos de nuestro pueblo a asistir al Congreso Nacional del Toro Ensogado. Ultimo año celebrado en Onteniente y esté presente que se va a celebrar en el mes de Junio en Chiva (Valencia)

Por eso quiero hacer este llamamiento a la Corporación Municipal, Hermandad de San Marcos, Peñas y Vecinos de Arroyo, que entre todos si es posible en pocos años organizar el Congreso Nacional del Toro de Cuerda aquí en nuestro pueblo. Yo creo que sería un orgullo para todos los sanmarqueros, acoger en nuestro pueblo a amigos y vecinos de los pueblos donde hemos estado, y ver sus formas y tradiciones de engalanar y correr el toro ensogado. Que ellos también puedan conocer nuestras fiestas y nuestro pueblo y que nos enseñen a los que no pueden asistir a este Congreso fuera, como hacen ellos las suyas.

YO CREO QUE PODEMOS.

Y para finalizar quiero dar la enhorabuena a la junta directiva de la hermandad saliente, con su presidente Paco Chinchilla a la cabeza. Por su labor hecha en estos tres años y engrandecer cada vez más nuestra fiesta de San Marcos. Supongo que para ellos, el primer año también sería difícil ya que no conocían la manera en la que se llevaba la fiesta y supondría algún que otro quebradero de cabeza. Pero en mi opinión creo que han realizado un buen trabajo

También quiero desearle suerte a la junta directiva entrante con Maribel de presidenta y decirles que tienen un apoyo tanto mío como de mi familia en lo que necesiten, ya que vivimos al lado de la hermandad y creo que siempre nos han tenido para lo que les ha hecho falta.

La verdad es que no quiero explayarme más, tendría muchísimas más cosas que contar, pero creo que he resumido lo más importante, lo que significan para mí las fiestas de San Marcos. Sin más, os deseo que lo paséis lo mejor posible y que Dios reparta suerte para todos. A los valientes que arriesgan sus vidas poniéndose frente al toro, ¡mucha suerte! Ha sido un honor para mí haber pregonado estas Fiestas de San Marcos 2013. Y quiero sanmarqueros y sanmarqueras, que os unáis conmigo en un fuerte:

¡¡¡¡¡¡ VIVA SAN MARCOS ¡!!!!!!!!!!

Añadir nuevo comentario

Plain text

  • Puede agregar código PHP. Debe incluir las etiquetas <?php ?>.
  • Etiquetas HTML permitidas: <a> <em> <strong> <cite> <blockquote> <code> <ul> <ol> <li> <dl> <dt> <dd>
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
To prevent automated spam submissions leave this field empty.
CAPTCHA
Esta pregunta es para confirmar que eres un visitante humano y no un robot encargado de crear spam